Mejora tu equilibrio con ayuda de una silla

Visto 1,138 veces
Archivos y descripción

En este tutorial te presentamos un ejercicio con el que trabajarás tu equilibrio sosteniéndote sobre una pierna.

Para realizarlo correctamente, necesitarás una silla. Este ejercicio es ideal para prevenir las caídas. Te invitamos a que veas el resto de ejercicios de gimnasia suave que componen nuestro programa, dedicado especialmente a las personas mayores y a quienes no pueden realizar ejercicio intenso.

¿Hablamos por Facebook? Estamos aquí: www.facebook.com/sikanaES

Han ayudado a crear este tutorial
Natalia Carrazon - Sikana
Natalia Carrazon
Translation
Cargando comentarios ...

En este vídeo vas a aprender a realizar un ejercicio para mejorar tu equilibrio. Antes de hacerlo, consulta tu estado de salud con tu médico.

El objetivo de este ejercicio es mejorar la estabilidad de los tobillos, lo que resulta fundamental para mantener el equilibrio y evitar caídas.

Necesitarás una silla.

El ejercicio puede dividirse en dos etapas: la colocación y el movimiento.

Primer paso: colocarse.

Colócate de pie detrás de la silla, con los pies descalzos para conseguir un mejor agarre.

Separa los pies a la anchura de las caderas.

Mantén la espalda recta y estira la columna.

Levanta la cabeza todo lo que puedas, manteniendo el mentón y la mirada hacia el frente.

Contrae los abdominales y los glúteos para no arquear la espalda.

Segundo paso: hacer el movimiento

Apoya las manos en el respaldo de la silla.

Inspira profundamente y, al espirar, levanta ligeramente un pie del suelo, de tal modo que quedes en equilibrio sobre una pierna.

Separa de la silla la mano contraria al pie que tienes levantado.

Si sientes que tu posición es estable, levanta la otra mano de la silla y coloca los brazos a los lados para mantener el equilibrio.

Mantén la posición 2 segundos, coloca de nuevo las manos en la silla y vuelve a poner el pie en el suelo.

Repite el movimiento una segunda vez.

Mantén la mirada fija en un punto para guardar el equilibrio y no te olvides de contraer los glúteos y los abdominales.

Después, haz lo mismo con la otra pierna.

Con el tiempo y la práctica, podrás aumentar el tiempo con un pie en equilibrio.

Si combinas los ejercicios de equilibrio con los de flexibilidad y estiramientos, mejorarás tu postura y tu equilibrio.

¡Ahora te toca a tí!

Descarga
En poursuivant votre navigation sur ce site, vous acceptez l'utilisation de cookies pour vous proposer des services adaptés à vos centre d'intérêts. En savoir + OK