Ejercicio de equilibrio en pareja: zancada hacia delante

Visto 471 veces
Archivos y descripción

Sigue los pasos que te damos en este tutorial para completar el movimiento de zancada hacia adelante que te ayudará a mejorar tu equilibrio.

Este ejercicio está pensado para ser realizado por 2 personas. Para ver más consejos y ejercicios de gimnasia suave para personas mayores, te animamos a que veas el programa al completo.

¿Hablamos por Facebook? Estamos aquí: www.facebook.com/sikanaES

Han ayudado a crear este tutorial
Andrea BR - Sikana
Andrea BR
Translation
Cargando comentarios ...

En este vídeo descubrirás un ejercicio que te permitirá trabajar tu equilibrio. Comprueba previamente tu condición física con un médico.

El objetivo de este ejercicio es trabajar la estabilidad de tus tobillos, rodillas y caderas, fundamentales para mantener equilibrio y para prevenir caídas.

Hemos dividido este ejercicio en dos etapas: la posición y el movimiento.

Veamos primero la posición.

Colocaos cara a cara de manera que vuestros hombros izquierdos estén alineados uno frente al otro.

Agarraos por vuestros antebrazos izquierdos. Colocad vuestras manos libres sobre vuestras caderas.

La persona que realiza el ejercicio tendrá que dar un gran paso al frente con su pierna derecha.

Separa el talón de la pierna de atrás y reparte el peso de tu cuerpo sobre las dos piernas.

Para mantener el equilibrio, procura que tus pies estén separados a la altura de tus caderas.

Pasemos ahora al movimiento.

Primero, inspira.

Durante la espiración, flexiona tus rodillas para descender suavemente.

Tu ayudante solo es un soporte en caso de desequilibrio, por lo que no es necesario tomar como apoyo su brazo durante el descenso.

Mantén el equilibrio durante cinco segundos con una respiración regular.

Durante la espiración, vuelve a subir apretando los glúteos y tomando como apoyo el antebrazo de tu ayudante.

Vuelve a realizar el movimiento dos veces más parando para recuperarte durante diez segundos.

No inclines la espalda hacia delante durante el descenso.

Mantenla recta.

Asegúrate de que tu rodilla delantera no sobrepasa la punta del pie.

Después, cambia las rodillas de posición y repite el ejercicio completo.

No es necesario bajar demasiado, sobre todo si sufres de fragilidad en las rodillas.

Haz caso a tus sensaciones y ¡No sobrepases tus límites!

Para dificultar el movimiento, el ayudante puede alinear cada vez más sus pies sobre un eje para aumentar el desequilibrio.

Realizando ejercicios de equilibrio junto a los de musculación y a los de flexibilidad, podrás mejorar tu postura y tu estabilidad.

¡Ahora te toca a ti!

Descarga
En poursuivant votre navigation sur ce site, vous acceptez l'utilisation de cookies pour vous proposer des services adaptés à vos centre d'intérêts. En savoir + OK