Cómo estirar las rodillas con un compañero

Visto 783 veces
Archivos y descripción

Con este tutorial aprenderás un ejercicio simple de estiramiento de la articulación de las rodillas. Para realizarlo, necesitarás la ayuda de un compañero.

Continúa aprendiendo cómo ejercitarte y cómo ayudar a las personas mayores que quieran o necesiten hacer ejercicio viendo los demás vídeos de este programa.

Recuerda que la persona que se estira no debe sentir dolor en ningún momento. Para que no se produzcan lesiones, es importante que la comunicación entre ambos sea directa.

¿Hablamos por Facebook? Estamos aquí: www.facebook.com/sikanaES

Han ayudado a crear este tutorial
IreneSaltares - Sikana
IreneSaltares
Translation
Cargando comentarios ...

En este vídeo descubrirás un ejercicio que te permitirá ganar flexibilidad en los músculos de la parte posterior de la pierna.

Para llevarlo a cabo, necesitarás la ayuda de un compañero.

Comprueba previamente tu condición física con un médico.

Trabajando la flexibilidad de estos músculos, llamados «isquiotibiales», liberarás la amplitud de movimientos de las articulaciones de la cadera y de la rodilla.

Para realizar el ejercicio, necesitarás una alfombrilla.

Este ejercicio se compone de dos etapas: la posición y el movimiento.

Veamos primero la posición.

Para tumbarte en la alfombrilla con toda seguridad, te recomendamos que accedas al vídeo titulado «Cómo tumbarse con cuidado sobre una esterilla».

Túmbate boca arriba con las rodillas flexionadas y con las dos manos sobre el vientre.

Tu compañero deberá colocarse a tu lado, en una posición natural.

En segundo lugar, pasemos al movimiento.

El compañero es el que dirigirá el movimiento.

Tras haber tendido una pierna verticalmente, permanece quieto

Tu compañero deberá colocar una mano sobre el talón y, con la otra, agarrar tu punta del pie.

Para que el estiramiento sea eficaz, tu compañero deberá asegurarse de que no flexionas la rodilla.

Intenta acercar, muy lentamente, la pierna hacia su tronco.

Hablad entre vosotros sobre las sensaciones para intentar que el que está tumbado no se haga daño.

Para que la flexión resulte más eficaz, orienta la punta del pie hacia el tronco. El estiramiento se notará más en la pantorrilla.

La persona que está tumbada debe dejarse llevar.

Intenta mantener la espalda recta, pegada al suelo y los hombros relajados.

Respira profunda y tranquilamente.

Mantén esta posición durante 20 segundos.

Después, relaja y reposa la pierna lentamente.

Realizad el mismo movimiento con la otra pierna.

Repetidlo al completo una segunda vez.

A medida que pasen los días y que ganes práctica, puedes acercar cada vez más la pierna al tronco. ¡A estirar!

Descarga
En poursuivant votre navigation sur ce site, vous acceptez l'utilisation de cookies pour vous proposer des services adaptés à vos centre d'intérêts. En savoir + OK