Cómo dosificar el esfuerzo

Visto 1,626 veces
Archivos y descripción

En este tutorial te presentamos trucos para que aprendas a gestionar tu energía y no realizar demasiados esfuerzos durante tus entrenamientos de running.

En este tutorial aprenderás a gestionar tu esfuerzo en carrera. Trabajar tu respiración, la resistencia y la velocidad será clave. Si quieres acceder a otros consejos, te invitamos a que veas el programa completo dedicado a la práctica del running. Nuestros tutoriales están dedicados a personas que practican el running por primera vez.

Going Home Instrumental - Colors in The Air - ALTER K
Glowing - Eckman - ALTER K
We are Back - WillYouDo - ALTER K

Han ayudado a crear este tutorial
CAIPIRINHA - Sikana
CAIPIRINHA
Translation
Andrea BR - Sikana
Andrea BR
Translation
Cargando comentarios ...

Con este vídeo, aprenderás a controlar tu esfuerzo durante la carrera.

Ser capaz de mantener una intensidad constante durante toda la sesión te permitirá mejorar tus resultados y tu rendimiento.

Veremos como gestionar tu esfuerzo para controlar la intensidad trabajando sobre tu respiración y sobre tu resistencia.

Primero, la respiración.

Para aprender la respiración abdominal deberás estar en reposo.

Inspira por la nariz y por la boca para llenar el abdomen de aire progresivamente.

Alarga todo lo que puedas la espiración, aguantando el aire dentro del estómago. Mantén la espalda recta, y relaja los hombros.

Ahora, practica esta respiración mientras andas.

Cuando creas que dominas esta técnica de respiración, prueba a practicarla mientras corres.

Asegúrate de espirar contrayendo los abdominales.

La respiración abdominal es la técnica más eficaz para mantener una buena velocidad durante todo el entrenamiento.

Evitará la sensación de que te falta el aire mientras corres.

En segundo lugar, tu "ritmo cómodo".

Para saber cuál es tu ritmo, habla en voz alta mientras corres.

Si consigues hacerlo sin perder el aliento, significa que tienes el ritmo adecuado. Si no, baja el ritmo.

Cuando hayas determinado tu velocidad de resistencia, prueba a mantenerla durante 10 minutos sin parar. Luego, añade unos minutos más en cada sesión.

Esta velocidad te permite adaptar el esfuerzo para no agotarte demasiado pronto.

Este es un punto de partida sobre el que trabajar.

Para gestionar mejor el esfuerzo, aprende la respiración abdominal y trabaja sobre tu resistencia.

¡Ahora te toca a ti!

Descarga
En poursuivant votre navigation sur ce site, vous acceptez l'utilisation de cookies pour vous proposer des services adaptés à vos centre d'intérêts. En savoir + OK