Átate los cordones así para no lesionarte

Visto 3,312 veces
Archivos y descripción

Con este tutorial aprenderás a atarte los cordones correctamente para no sufrir lesiones ni dolores.

Te mostramos dos técnicas de lazada para proteger tus dedos de los pies y tus tobillos. Para ampliar tus conocimientos relativos al running, te invitamos a que accedas a nuestro programa completo dedicado a esta disciplina.

Going Home Instrumental - Colors in The Air - ALTER K
Glowing - Eckman - ALTER K
We are Back - WillYouDo - ALTER K

Han ayudado a crear este tutorial
GMenaM - Sikana
GMenaM
Translation
Cargando comentarios ...

Con este vídeo aprenderás dos maneras diferentes de atarte los cordones para proteger los tobillos y los dedos de los pies al correr.

Veremos cómo atarse los cordones para proteger, primero, los dedos del pie y, luego, los tobillos.

En primer lugar como proteger los dedos del pie.

Si sueles tener cardenales en los dedos de los pies después de correr quiere decir que no tienen suficiente espacio dentro del zapato.

Esta técnica para atarte los cordones les permitirá tener más espacio.

Pasa uno de los extremos del cordón por el primer ojal y sácalo directamente por el último ojal del lado contrario del zapato

Pasa el otro extremo del cordón en zig zag por el resto de los ojales.

Tira del extremo transversal para darle más espacio a los dedos. De esta manera estarán menos comprimidos.

En segundo lugar como proteger el tobillo.

Si te duele el tobillo después correr, seguramente se deba a que los cordones están demasiado apretados.

Para que esto no ocurra, deberás limitar el número de cruces de los cordones.

Pasa un extremo del cordón por el primer ojal y mételo por el tercero del mismo lado, después, pásalo por el tercero del lado contrario.

A continuación, mételo por el quinto ojal del mismo lado y sácalo por el quinto del lado opuesto.

Para acabar, sácalo por el último ojal del mismo lado.

Ahora, el otro extremo del cordón: pásalo del primer al segundo ojal del mismo lado. Después, mételo por el segundo ojal del lado contrario.

A continuación, pasa el cordón por el cuarto ojal del mismo lado y, luego, por el cuarto ojal del lado opuesto.

Sácalo por el último ojal del mismo lado. De este modo tus tobillos estarán menos apretados dentro del calzado.

Atarte los cordones de manera adecuada te permitirá sentirte cómodo mientras corres y evitará posibles lesiones.

¡Ahora te toca a ti!

Descarga
En poursuivant votre navigation sur ce site, vous acceptez l'utilisation de cookies pour vous proposer des services adaptés à vos centre d'intérêts. En savoir + OK