Cuidados para tus botas de montaña

Visto 1,821 veces
Archivos y descripción

En este vídeo te enseñamos cuáles son los cuidados que no debes olvidar tras tus excursiones, para que tus botas de montaña te duren más tiempo en buenas condiciones.

Echa un vistazo a los demás vídeos que componen este programa, para aprender a cuidar de los demás elementos que forman parte de tu material y equipación de senderismo.

Leading the World - jewelbeat.com

Han ayudado a crear este tutorial
CAIPIRINHA - Sikana
CAIPIRINHA
Translation
Cargando comentarios ...

CÓMO CUIDAR TUS BOTAS DE MONTAÑA

En este vídeo, te enseñaremos cómo cuidar tus botas de montaña. Los elementos a tener en cuenta para cuidarlas no son difíciles de llevar a cabo y harán que tus botas sigan siendo cómodas y que conserven todas sus propiedades.

Para mantenerlas en buen estado, recuerda estas cuatro etapas: limpiarlas, secarlas, acondicionarlas y repararlas.

Empezaremos con la limpieza. Aunque vayas a ensuciarlas de nuevo, límpialas regularmente. Así, evitarás que la suciedad dañe las botas por abrasión.

Para limpiar el exterior, utiliza únicamente un cepillo suave y agua tibia, y no te olvides de limpiar también las suelas.

Para el interior, también puedes utilizar agua tibia y un cepillo, pero recuerda que esta parte tardará más en secarse.

En segundo lugar, veamos cómo secarlas. Tanto si has limpiado tus botas como si no, esta etapa es indispensable tras cada ruta.

Retira la suela del interior, ábrelas aflojando bien los cordones y ponlas a secar a temperatura ambiente.

Si las botas están mojadas, rellénalas con papel de periódico para que se sequen más rápido. No las coloques nunca cerca de una fuente de calor directa como un radiador o un fuego.

Veamos ahora el mantenimiento.

Hay dos tipos de productos de mantenimiento: los productos hidrofugantes, que permiten optimizar la impermeabilidad de los materiales y las cremas protectoras, muy útiles para el cuero.

Consulta siempre los consejos del fabricante.

Pasemos por último a la reparación. Examina las botas y, si es necesario, repáralas lo antes posible, antes de que los desperfectos sean graves.

Guarda tus botas en un lugar seco y aireado, siempre a la sombra.

En resumen, recuerda limpiar tus botas de monte regularmente, secarlas siempre, y acondicionarlas y repararlas si es necesario. ¡Adelante!

Descarga
En poursuivant votre navigation sur ce site, vous acceptez l'utilisation de cookies pour vous proposer des services adaptés à vos centre d'intérêts. En savoir + OK