Cómo protegerse del sol

Visto 2,399 veces
Archivos y descripción

En este vídeo te enseñamos cuáles son las precauciones que debes tomar para protegerse de los rayos del sol cuando salgas de excursión. Recuerda que la exposición al sol en exceso puede resultar dañina para tu organismo.

Para acceder a más consejos relativos a la práctica de esta disciplina al aire libre, te invitamos a que descubras el resto de tutoriales que componen este programa. ¡A caminar, excursionista!

Recuerda, utilizar crema solar y beber líquidos a menudo cuando haga calor y sol son dos recomendaciones sencillas y esenciales.

Leading the World - jewelbeat.com

Han ayudado a crear este tutorial
92Evacrespo - Sikana
92Evacrespo
Translation
Cargando comentarios ...

CONSEJOS PARA PROTEGERSE DEL CALOR Y DEL SOL

En este vídeo te enseñamos a protegerte del calor y del sol cuando hagas senderismo. La exposición al sol prolongada y sin protección solar puede provocar una insolación o un golpe de calor, cuyas consecuencias podrían ser graves. Afortunadamente, puedes evitar esta situación fácilmente si tomas algunas medidas.

Es importante que recuerdes estos tres puntos para protegerte del calor y del sol mientras haces senderismo: hidrátate, protégete y refréscate.

En primer lugar, hidrátate. Una buena hidratación comienza justo antes de iniciar tu ruta de senderismo. Unas tres horas antes, comienza a beber agua en pequeñas cantidades.

Lleva la cantidad de agua suficiente. Si quieres, puede añadir un poco de sal o azúcar para mejorar la hidratación.

Durante la marcha, hidrátate con regularidad y bebiendo en pequeñas cantidades, cada 15 o 30 minutos más o menos, sin esperar a tener sed.

En segundo lugar, protégete. Para protegerte del sol, vístete con ropa de colores claros y protege tu cabeza con un sombrero o una gorra.

Aplícate también crema solar, para proteger las partes de tu piel que quedan expuestas, y ponte unas gafas de sol.

Come y descansa al mediodía y camina por la mañana y por la tarde, en la medida de lo posible, ya que son las horas de menos calor.

En tercer lugar, refréscate. Para ayudar a tu cuerpo a regular la temperatura, camina a la sombra siempre que puedas y haz pausas en zonas aireadas.

Si tienes mucho calor, rocíate la cara y la nuca con agua de vez en cuando.

Un error muy común es pensar que el agua muy fría hidrata mejor. Sin embargo, es mejor beber agua fresca o a temperatura ambiente, pues tu organismo la asimilará con más facilidad.

En resumen, para evitar posibles efectos nocivos del calor y del sol, recuerda que debes hidratarte, protegerte y refrescarte.

Descarga
En poursuivant votre navigation sur ce site, vous acceptez l'utilisation de cookies pour vous proposer des services adaptés à vos centre d'intérêts. En savoir + OK