Loading comments ...

En este vídeo aprenderás cómo moldear la arcilla para fabricar una taza de cerámica.


Para realizar una taza de cerámica simple, comenzaremos por colocar la arcilla en el centro del torno, de esta forma.

Primero, asegúrate que la arcilla esté bien centrada, luego podrás empezar a modelarla.

Humedece tus manos antes de tocar la arcilla.

Ten siempre un recipiente con agua cerca para mojar las manos y la arcilla.

Para darle forma a la arcilla, lo primero que debemos hacer es abrir el centro.

Para realizar este paso, todo tiene que estar centrado.

Este paso requiere algo de práctica.

Elige la cantidad de arcilla que quieres usar. Para centrarla en el torno, primero presiona hacia arriba y luego hacia abajo, de esta forma.

Este paso también requiere algo de práctica.

Luego, usa tus pulgares para hacer presión hacia el centro.

El movimiento del torno, junto con la consistencia de la arcilla, harán que el centro se abra solo.

Esta técnica se denomina "apertura".

Mantén siempre los otros dedos en los lados para conservar la forma de la arcilla.

Ahora, si presionas con cuidado uno de los lados con el pulgar y el índice y mantienes un movimiento consistente, puedes transformar un cuenco ancho en una delicada taza.

Aquí es cuando determinarás la forma de la pieza.

En esta ocasión, haremos una taza simple.

El grosor es el mismo en toda la pieza y la forma es regular.

Utiliza una esponja o un trapo para absorber el agua que quedó dentro.

Esta taza es bastante ancha, pero ten cuidado de no tocar los lados porque podría romperse.

Para hacer una taza más delgada, usa un trozo de tela en la punta de un palo.

También puedes usar una herramienta de plástico o madera, llamada lengüeta, para obtener una forma más regular y corregir los errores. Así.

Usa un trapo o una esponja para absorber el agua que haya quedado.

Ten cuidado de no tocar la parte interior de la taza.

Ahora el pieza ya tiene forma y está lista para el paso que sigue.

Debemos cortarla de la base.

Ten cuidado cuando ubiques el lugar del corte.

Puedes usar un pedazo de madera (o cualquier otro material duro) para marcar el lugar en el que harás el corte, así.

Para un corte recto, usa un alambre y corta rápido la arcilla.

Dominar por completo este paso requiere práctica, así que ten paciencia. Ahora veremos otros ejemplos tomados desde diferentes ángulos.

En poursuivant votre navigation sur ce site, vous acceptez l'utilisation de cookies pour vous proposer des services adaptés à vos centre d'intérêts. En savoir + OK