Dar el pecho en la posición de cuna o madona

Visto 43,162 veces
Archivos y descripción

En este vídeo aprenderás a dar el pecho en la postura madona clásica o posición de cuna, la postura más comúnmente utilizada.




--

Este vídeo ha sido traducido por Alejandra Guarín y Elena Nicolau y doblado por Claudia Olvera - si tú también quieres participar en la creación de nuestros vídeos, ¡únete a nuestra comunidad de voluntarios en factory.sikana.tv

Accede a los demás vídeos que componen nuestra guía de lactancia para aprender sobre las posturas más recomendables para dar el pecho.

-

Han ayudado a crear este tutorial
alejandra_guarin - Sikana
alejandra_guarin
Translation
Cargando comentarios ...

En este vídeo aprenderás a dar el pecho en posición Madona (también conocida como posición de cuna).

Se trata de la postura más común para dar el pecho.

Sin embargo, si tu bebé todavía necesita que le guíes, te recomendamos empezar con la posición Madona a la inversa (o posición de cuna a la inversa).

Es la misma posición, la única diferencia es el brazo que sostiene al bebé.

Para colocarte en la posición clásica Madona, siéntate cómodamente y pon una almohada detrás de tu espalda.

Levanta los pies.

Debes mantenerte relajada, sin ninguna tensión muscular.

Toma a tu bebé con el brazo del lado del pecho con el que estás alimentándolo.

Apóyalo en un cojín.

La cabeza del bebé deberá descansar en tu antebrazo o en la parte interior de tu codo.

Déjalo caer contra ti, abdomen contra abdomen, mientras lo sostienes con el antebrazo.

La nariz del bebé debe quedar a la altura del pezón.

Asegúrate de que el bebé no necesita girar la cabeza para aferrarse al pezón,

ya que no resulta agradable tomar la leche con el cuello doblado.

Asegúrate también de que la oreja, el hombro y la cadera del bebé estén bien alineados.

Roza su labio superior con el pezón y

acércalo a tu pecho cuando abra bien la boca.

No te inclines sobre él. Intenta acercarle la cabeza empujando suavemente su espalda. De este modo evitarás que la postura sea incómoda.

No le presiones la cabeza, el bebé es muy sensible e instintivamente se alejará de tu pecho en vez de acercarse.

Si parece que el bebé tiene problemas para respirar, no presiones el pezón con los dedos, podrías obstruir el conducto de la leche.

Intenta acercar al bebé apretando sus nalgas contra tí.

De este modo cambiará el ángulo en que está colocado y podrá respirar mejor por la nariz.

Descarga
En poursuivant votre navigation sur ce site, vous acceptez l'utilisation de cookies pour vous proposer des services adaptés à vos centre d'intérêts. En savoir + OK